SAL DE MAR BLANCA EXFOLIANTE Ver más grande

SAL DE MAR BLANCA EXFOLIANTE

Frasco x 250 g

Nuevo producto

La SAL MARINA BLANCA como producto exfoliante, ayuda a eliminar las impurezas de la piel, realiza una limpieza profunda, elimina  las células muertas de la epidermis y facilita la renovación de la piel. Activa la micro-circulación. Combate la celulitis y la antiestética "piel de naranja". Limpia, purifica, suaviza y tonifica el cuerpo a través de la piel.

Más detalles

50 artículos

25 190 $ impuestos inc.

Más

 SAL MARINA BLANCA

PROCEDIMIENTO

Limpiar la  piel, humedecerla con agua-aceite vegetal. Retirar del recipiente una cucharada de SAL DE MAR EXFOLIANTE. Impregnar las manos con la Sal y frotar armónicamente con movimientos circulares y preferiblemente hacia arriba, de manera suave.

 POR QUE EXFOLIAR LA PIEL ?

- Limpia, purifica, suaviza y tonifica el cuerpo a través de la piel.

- Facilita la renovación de las células.

- Activa la micro-circulación.

- Combate la celulitis y la antiestética piel de naranja.

 

PRECAUCIONES

Las pieles secas o delicadas deben duplicar el uso del aceite vegetal de almendra y tener precaución de no hacer abrasivo el procedimiento.

 

Este procedimiento no debe hacerse con la piel seca. No conviene abusar de este este tipo de tratamiento, pues puede llegar a irritar las pieles delicadas.

No se debe hacer sobre la piel irritada (por ejemplo, tras tomar el sol o tras un peeling, sea químico o de láser) o con heridas.

 

No es recomendable hacerlo más de una vez por semana en las pieles secas y dos veces en los cutis grasos.

 

Evitar combinar con productos adicionales que puedan tener un efecto irritante.

 

No exfoliar áreas muy delicadas del cuerpo, como pueden ser el escote, los senos o el contorno de los ojos.

El exfoliante de rostro debe ser diferente al del resto de la piel.  El exfoliante del rostro debe ser muy suave, al estilo de  la Gel de Avena Bioryz. No sugerimos la sal de mar para el rostro.

Cuando haya extendido el producto por todo tu cuerpo, incidiendo en las zonas más conflictivas como los codos o las rodillas, enjuagar y secar la piel cuidadosamente.

Para finalizar con la exfoliación, aplicar una crema hidratante en aceite vegetal, nunca aceite mineral (éste último, tiende a rayar la piel) o aceite vegetal corporal por todo tu cuerpo.

 

Al final la piel luce fantástica, siempre y cuando la trate con amor a pesar del procedimiento.